Carta de los Obispos de Maryland

Bettie Graham, miembro activo de nuestra parroquia, me envió esta reflexiones después de la muerte de John Robert Lewis.

Buenos días,

Al cerrar esta semana, he estado reflexionando sobre el fallecimiento de un Gran Americano y cómo él ha afectado mi vida. Mis pensamientos siguieron dos caminos:

El derecho a votar: en los Estados Unidos, ejercitamos nuestra voz a través de las urnas. La elegibilidad para votar en los Estados Unidos se establece tanto a través de la Constitución de los Estados Unidos como por la ley estatal. Antes de 1965, muchos estados decidieron quién podía votar. En Texas, donde nací, solo aquellos que pagaron un impuesto anual a la encuesta (https://en.wikipedia.org/wiki/Poll_taxes_in_the_United_States) fueron elegibles para votar hasta mediados de los años 60. Recordaba vívidamente que mis padres siempre pagaban el impuesto anual de la encuesta para que pudieran votar. Poco sabía que había muchas personas que no podían pagar este impuesto, lo que les privaba de sus derechos de voto. Mientras tanto, había otros que estaban "protegidos" y no tenían que pagar un impuesto electoral si eran hombres adultos cuyo padre o abuelo habían votado en un año específico antes de la abolición de la esclavitud. Algunos estados utilizaron otros medios para suprimir la votación, como pruebas de alfabetización, intimidación, desinformación, la manipulación de circunscripciones electorales, etc., especialmente dirigidos a personas de origen africano. La Ley de Derechos Electorales de 1965 es una pieza histórica de la legislación federal en los Estados Unidos que prohíbe la discriminación racial en la votación, nivelando así el campo de juego al otorgar a todos los ciudadanos estadounidenses el derecho al voto. Sin embargo, para llegar al punto de la legislación, los estadounidenses de todas las razas, colores y credos participaron en muchas marchas, protestas, etc. que a veces resultaron en daños mentales y físicos e incluso la muerte. John Robert Lewis (https://en.wikipedia.org/wiki/John_Lewis_(civil_rights_leader) fue uno de los primeros líderes en esta parte muy importante de la historia de Estados Unidos. Continuó su pasión por hacer de Estados Unidos el país que se plasma en la constitución hasta el día de su muerte. Siempre he entendido la importancia de votar, pero ahora, cada vez que vote, ya sea por correo o en persona, rendiré homenaje al Honorable John Robert Lewis y a todos sus compañeros de protesta por darme el derecho inalienable. votar y considerarlo como un pequeño pago inicial de mi deuda con él por todos sus esfuerzos para hacer de los Estados Unidos "una unión más perfecta".

La Ley de Derechos Electorales no es solo para personas de color; Es para todos nosotros. Está haciendo de Estados Unidos una verdadera democracia y el país en el que todos queremos estar orgullosos de vivir.

¿Qué podemos hacer para continuar su sueño? Necesitamos otro John Robert Lewis, pero eso no es posible porque solo hay UN John Robert Lewis. Hay muchas maneras en que nosotros, como individuos, podemos continuar el sueño. Si queremos tener éxito, debemos "comenzar donde estamos" para reducir las barreras de conocer a las personas como individuos y no como grupo. Para muchos de nosotros, esto es dar pequeños pasos, pero debemos comprometernos a salir de nuestra zona de confort para formar un puente con alguien / familia / niño que no sea de nuestra misma raza, origen étnico, religión, orientación sexual, socio -grupo económico, etc. Todos conocemos el poder del goteo continuo de agua sobre la piedra más dura: eventualmente desgasta la piedra más dura. Por lo tanto, algunos de los pequeños pasos en los que puedo pensar son: recomendar a alguien para un ascenso / posición / para presentarse o planear una reunión científica; visitar una HBCU o MSI cercana cuando se encuentre en un taller / conferencia científica o reunión de beneficiarios; conseguir que los jóvenes se registren para votar; sentarse con alguien que no se parece a usted en un instituto u otra reunión pública; compartir sus experiencias universitarias y habilidades de supervivencia con un estudiante de secundaria de primera generación que se prepara para la universidad; invitar a las personas a almorzar en el trabajo o cenar en casa; organización de fechas de juego para niños; tutoría a estudiantes de K-12 interesados ​​en ciencias o matemáticas; llevar a las personas con movilidad limitada a comprar comestibles, recoger medicamentos para una persona mayor; cuidar niños o cocinar una comida para una madre / padre soltero muy ocupado; tener una conversación por la tarde con un ciudadano mayor; etc. Estoy seguro de que puede aportar más ideas para conocer a personas que no se parecen a usted. Cada individuo tiene una historia que contar que abre una ventana a la vida del mosaico más hermoso de personas que componen esta nación. Debemos hacer todo lo posible para "cambiar los corazones y las mentes" en nuestra búsqueda para hacer de los Estados Unidos una verdadera democracia. Puede que cada interacción no resulte en una relación sostenida, pero no debemos dejar de intentarlo. Renunciar no es una opción, si queremos tener éxito.

Hoy, espero que todos nos comprometamos a hacer de América la América que el Honorable John Robert Lewis aspiraba a que fuera. Los acontecimientos de los últimos meses hablan de la necesidad de eso. Las últimas palabras de despedida de John Robert Lewis para nosotros fueron: "camina con el viento, hermanos y hermanas, y deja que el espíritu de paz y el poder del amor eterno sean tu guía". Esta canción debería inspirarnos a todos: https://www.youtube.com/watch?v=Aor6-DkzBJ0. No dude en compartir este mensaje con familiares y amigos.

Manténgase a salvo; Manténgase sano; Manténgase cuerdo; Manténgase fuerte; ¡quédense en casa!

Bettie

© 2020 Christ The King Catholic Church. All Rights Reserved.

  • Facebook Social Icon
  • Screen Shot 2017-08-31 at 9.04.04 AM
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon